Buscar

Futbolistas Calvos

todas las mierdas del mañana

Categoría

Internacionales

ZIDANE

Adiós y hola

zidane

El futuro es de los valientes, pero la cobardía también gana batallas. Todos sabemos mucho del mundo pero nadie es capaz de definirlo en su obesidad absoluta. No podemos analizar con inteligencia la más elemental de las estupideces. Zidane es un calvo digno y Simeone un calvo en perpetua huida. Bonnie and Clyde de los banquillos, la integridad huyendo en un furgón como El Dioni. La valentía no sólo se demuestra en el césped, también frente al espejo.

Seguir leyendo

Anuncios

GRAVESEN

Un Seat 127

gravesenCuando se averió el Seat 127 de mi padre de camino al colegio y tuvimos que empujarle mi hermana y yo para que volviera a arrancar, grité: “¡Vaya mierda de coche viejo tenemos!”. Mi padre, muy serio, mientras trataba de dirigir el volante con medio cuerpo metido en el coche, y el otro medio ayudando como podía, arrastrando la pierna como si montara en una patineta ortopédica. Seguir leyendo

ROBBEN

Gente Mayor

La gente se hace vieja. Se ve mucho en Tinder. Cómo el contador avanza y los cuerpos se arrugan y se estropean. Y eso es en la superficie. Por dentro aún peor. Por dentro la decrepitud y la angustia, la inseguridad, el miedo, la mezquindad de los desesperados. Pánico a vivir solos, a que no nos dé tiempo de rehacer nuestras vidas. Bailes sexys en el Indiana. Huídas falsas de vidas falsas.  Seguir leyendo

ROONEY

Pajas tristes, pollas pequeñas

Nadie quiere ser quien es. Todos soñamos con un futuro mejor. Todos negamos el presente. Lo esquivamos como quien esquiva la mierda de un perro mientras pasea por la calle Álamos. Pensamos en el mañana. O peor: en el ayer. Nos refugiamos en lo que fuimos o seremos. “Fóllame” le dijo el chico a la chica. “No aún”, le dijo la chica al chico. Y él se fue a casa pateando las latas que encontraba por el camino. Seguir leyendo

SPASIC

El pelo siempre gana

12395410_10153789146024819_1780496577_n

Si algo he aprendido con el tiempo es que amar con mucha fuerza sólo trae frustración y tristeza. No pasa con el pelo. El pelo siempre gana. El pelo puede darse sin mesura. Puede peinarse, airearse, agitarse con la mano o mecerse con el viento que nunca, nunca va a sobrar. Y menos en el amor. Puedo pensar en una chica metiendo lentamente sus dedos entre mi cabello, horizontales los dos, y cachondos; Seguir leyendo

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑